Adryana Palomino Escrito por  - 11277 Views

La transición de lo presencial a lo virtual en el colegio

El 2020 es evidente que lo recordaremos para siempre, sobre todo los chicos, quienes han tenido que cambiar sus salones de clases por habitaciones, salas o comedores; sus momentos divertidos, por reuniones virtuales con sus amigos; sus padres convertidos en supervisores y asistentes de los profesores; y los profesores en superhéroes quienes día a día luchan porque los chicos atiendan sus instrucciones, cumplan con las tareas que dejan en plataforma y repasen la lección diaria y no sólo eso, también el hecho de que todos estén conectaditos a la hora de cada materia sin la excusa perfecta de que no tienen internet o les está fallando.

Es claro que esta etapa de transición no ha sido fácil para nadie sobre todo para aquellos chicos que comienzan una nueva fase en sus vidas como el hecho de pasar de preescolar a primaria o de primaria a secundaria; un momento donde no sólo se suma la exigencia por parte de los profesores, sino del curso al que van a entrar.

Los juegos diarios se convierten en una buena jornada de lectura y escritura; los números del 1 al 100, en problemas matemáticos; los cuentos, en historias o noticias reales que pasan en el mundo; las guías manuales en decoraciones más elaboradas; las tareas, los resúmenes y los exámenes, se vuelven más complejos que nunca.

Pero, para que exista esta evolución en cada niño, es necesario tener el apoyo no sólo de los profesores sino también de los padres, quienes por la situación actual están más ocupados que nunca en sus trabajos o en sus labores diarias ahora virtuales, que por cierto, nadie sabe hasta cuándo será, pero si fuera así, siendo honesta, esto NO es una excusa para decir que no existe el tiempo suficiente para estar pendientes de la educación de los hijos. ¡Atención! siempre hay tiempo si eres una persona organizada o aprendes a serlo, así como hay tiempo para salir, pasear, jugar, chatear, chismosear el Facebook, enviar mensajes de texto, ir al baño o simplemente hacer pereza, para todo hay tiempo.

El ejemplo es lo único verdadero y sensato que podemos ofrecerles a nuestros hijos, todo el tiempo nos repetimos en la mente que ellos son el futuro del mundo, pero ¿cómo van a lograrlo si ni siquiera les regalamos un consejo? ¿si nunca los escuchamos o les ponemos atención cuando quieren decirnos algo? ¿si todo lo que hacen es perfecto? ¿si no les exigimos cuando realmente hay que hacerlo? ¿si les aplaudimos todo lo que hacen ya sea malo o bueno? Entonces, ¿la culpa seria de ellos? No lo creo. Si hoy no les exiges, no les pones reglas, no los escuchas, no les explicas los por qué “No”, ni los por qué “Sí”, tu hijo crecerá tal vez siendo un holgazán, o peor aún, un mediocre que se conforma con un simple 6 y entonces su vida seguirá siendo lo mismo…. Todo a medias o todo sin concluir. No permitas que se sienta incómodo, triste, atrasado, aburrido o cansado y que no quiera volver al colegio por el hecho de que nada hace bien.

Permítele a tu hijo ser mejor que tú, enséñale aquello que no te enseñaron, no necesitas de golpes, ni malas palabras, aunque a veces se te salgan porque no tienes la experiencia de un maestro al enseñar, pero eres más que eso, eres padre, eres madre, eres guía, eres su superhéroe, su ejemplo, su misión y visión, para que a futuro su vida sea mejor que la tuya y llena de más oportunidades. No te preocupes sólo por enseñarle cada materia a la perfección, enséñale también a ser una persona de bien, independiente, respetuosa, osada, incluyente, amistosa, bien hablada, que defienda sus derechos y respete los valores y principios de cada ser.

No pidas o exijas lo que no das; si tu hijo no sabe lo suficiente, es porque no le has dado el tiempo suficiente; si no tienes tiempo entre semana, dedícale el fin de semana; repásale, léele, realiza ejercicios junto a tu pequeño, invéntale juegos en cada materia, así aprenderá más rápido y se aburrirá menos; sé más que su padre o su maestro, se su cómplice y enséñale a ser mejor con amor y paciencia, no requieres un diploma o un curso intensivo para hacerlo, sólo necesitas de ese tiempo que tu hijo precisa y merece.

Todos tienen un proceso diferente… unos aprenden más rápido y otros más lento, pero eso depende del esfuerzo y el tiempo que tú le dediques a ese pedacito de vida que Dios te regaló. Así que supervisa sus tareas, sus exámenes, sus avances en cada materia y ayúdalo a mejorar. Nadie puede sólo, todos necesitamos en algún momento de papá o mamá para que nos ayude a salir adelante, muéstrale que no está sólo, enséñale que esta es una de las más grandes responsabilidades que tiene por realizar en su vida: ¡Estudiar y aprender para ser cada día mejor!

La transición de lo presencial a lo virtual en el colegio es un reto, no sólo para nuestros hijos, también para nosotros como padres, pues sin nuestro apoyo incondicional es imposible que ellos puedan avanzar de manera segura y fluida en el aprendizaje que día a día, cada curso les exige.

¡El amor de un padre se ve reflejado en el tiempo que le dedicas, de ti depende que tu hijo sea mejor!

Adryana Palomino

Comunicadora social y Periodista con conocimiento en Gerencia de la comunicación, Benchmarking, Competencias comunicativas e Inteligencia corporativa.

Sitio Web: https://www.mujeresuna.com

comentarios (766)

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

  • Mujeresuna.com | Adryana Palomino - Directora - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. | Dieggo Mendoza - WebMaster - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Usamos cookies propias y de terceros para el funcionamiento de este website. Al continuar, consideramos que acepta su uso. More details…