Reportar comentario

Has descrito a mi nuera. Lástima que nunca le haya dicho cuatro palabras o respondido nunca a sus maldades, ese es mi problema que me callo todo. Mi hijo me ha impedido hablar con ella delante de él y me ha echado de la casa a la cual me había invitado en Navidades (en maldita hora acepté) sin querer saber que había ocurrido para evitar que hable con ella por todos los medios. Se ha metido en la vida íntima de mi exmarido y mía con preguntas vergonzantes y entre otras lindeces me ha preguntado si tenía terreno comprado para mi sepultura (siempre cuando su marido no está presente) a parte de montar un pollo el día de Navidad peleándose con su marido por problemas de ellos durante la cena dejándonos plantados en la mesa. Apenas nos vemos gracias a Dios vivimos en distintos países pero jamás volverá a poner un pie en mi casa y por supuesto no tocará un céntimo de lo que reste cuando fallezca, que es lo único que le interesa el dinero. En cuanto a mi hijo no le perdono que nos haya traído esa desgracia de ser a la familia que ya ha roto la relación con su hermana hace más de dos años y ahora la nuestra y por mi parte para siempre. Ni pizca de ganas de volver a ver a mi hijo en el futuro, el tiempo calmará todo pero no arreglará la relación madre-hijo y mucho menos mientras permanezca ese ser a su lado.
Usamos cookies propias y de terceros para el funcionamiento de este website. Al continuar, consideramos que acepta su uso. More details…